¿Qué hacer cuando no logras entrar a la escuela que quieres para tu carrera?

que-hacer-cuando-no-logras-entrar-a-la-escuela-que-quieres-para-tu-carrera

Muchas personas tienen planeada su trayectoria educativa hasta el último detalle. No obstante, algunas veces pueden surgir inconvenientes que causan desorientación, como el impedimento de ingresar en la escuela que querían para desarrollar sus estudios.

Pese ha haberse preparado durante meses para presentar el examen de admisión, existe la posibilidad de fallar. ¿Qué se puede hacer en esta situación? Existen más respuestas de las que imaginas.

Sin duda alguna, esto puede generar frustración, mal humor y otros pensamientos negativos que pueden desembocar hasta en una deserción estudiantil.

Para evitar que esto ocurra, aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudarte a tomar la mejor decisión en caso que estés pasando por este amargo momento.

¡Presta atención!

1. Medita y estimula tu estado de relajación

Es evidente tener un alto nivel de estrés por no ingresar a la escuela que deseabas y, por esta misma razón, las soluciones que se te ocurren en ese momento pueden no ser las mejores.

Lo ideal es que intentes mantener la calma y poco a poco vayas intentando relajarte. De lo contrario, lo más probable es que tomes una solución apresurada y poco adecuada para tu futuro.

Encontrar la calma luego de semejante golpe emocional puede tomar horas, días e incluso meses. No importa el tiempo que tome: recobrar la calma y pensar claramente es vital para la toma de decisiones correctas.

Debes ser capaz de evitar cualquier tipo de impulso y relajarte lo más que puedas para luego aplicar los consejos siguientes.

2. Analiza opciones

Una vez que ya te encuentres en calma y relajado es hora de investigar cuáles son tus posibilidades.

Obviamente, ninguna de estas opciones es tu elección original. Sin embargo, éste es tu panorama actual y es necesario que busques la que más se acerque a tu idea inicial.

¿Existe la posibilidad de cursar la carrera en otro lugar? Si bien tu intención era otra, no debes perder tiempo porque puede ser un factor determinante si existe otra entidad donde puedas ingresar a estudiar lo que querías.

Asimismo, puede ocurrir que la carrera no se dicte en otra universidad. En este caso, la opción puede ser mantenerte siempre dentro de la misma línea de estudio y para ello puedes hacer cursos, carreras o trabajos similares.

3. Busca trabajos relacionados

Supongamos que no has entrado en la escuela que deseabas y no tienes intención de escoger otra.

Bajo esta situación, una buena alternativa a este problema es la búsqueda de un trabajo relacionado con la carrera que querías y tomarlo como un estudio de campo hasta que se vuelvan a realizar los ingresos en la escuela que te interesa.

Además, en el caso que no hayas podido ingresar por haber tenido mal rendimiento en el examen de admisión, puedes complementar el trabajo con una buena preparación que te ayude a obtener mejores resultados en tu próximo intento.

4. Evalúa otra institución

Es poco probable que la carrera que quieres cursar se dicte solamente en una universidad, motivo por el cual es importante y necesario investigar sobre otras instituciones para ver cuáles son las diferencias, ventajas y desventajas para tener una opinión más objetiva y formada antes de tomar una decisión.

De hecho, existen varias escuelas privadas con un alto nivel académico y que pueden convertirse en una buena alternativa para ti, donde algunos criterios a evaluar son sus costos y beneficios, como las actividades de campo que permiten un desarrollo personal valioso al estimular el desenvolvimiento de un individuo por sí mismo.

También, algunas instituciones poseen plataformas virtuales que permiten brindar cursos a distancia, lo cual es realmente útil y conveniente, en especial cuando las personas viven en lugares alejados. En muchas ocasiones, la distancia y la modalidad de enseñanza suelen ser factores determinantes a la hora de elegir una entidad: gracias a la tecnología, ambos aspectos son fáciles de resolver ahora.

5. Piensa en una carrera diferente

Ya sea porque los exámenes de ingreso son muy difíciles o porque no puedes pagar un instituto privado, tal vez no sea posible que ingreses a la escuela que querías bajo ningún punto de vista.

¡No te frustres! Claramente existen otras opciones, como pensar en una carrera distinta.

El estudio de una carrera similar puede darte más de una satisfacción: puede existir la posibilidad de encontrar una carrera acorde a ti e ingresar en la escuela que querías.

Esto es algo muy común entre los estudiantes y, muchas veces, la decisión de estudiar una carrera similar les permite que años más tarde igual estudien y finalicen la carrera que no habían podido cursar en el mismo lugar.

Una carrera alternativa y relacionada con nuestra decisión inicial podría ser un medio para un fin. Quizás no estábamos preparados al principio, pero luego de cursar otra carrera las cosas cambian.

Como puedes ver, existen soluciones diferentes para cada uno de los problemas.

Lo importante es mantener la calma y ejercitar la paciencia para saber priorizar las opciones que tenemos a nuestro alcance y no perder el tiempo con problemas que no podemos resolver.

No ingresar a la escuela que tanto querías para tu carrera no debe ser una traba en tu desarrollo profesional, pues existen instituciones privada que cuentan con planes de financiamiento, becas o incluso bolsas de trabajo para que puedas pagar tus estudios.

Así que no te des por vencido, crea una selección de escuelas que podrían ser tu segunda opción y elige la que te ofrezca mayores alternativas para que puedas cursar tu carrera con programas de calidad y opciones de pago adecuadas a tu situación.

¿Estás listo para cumplir tus anhelos y construir el camino que buscas para tu vida profesional? ¿Tienes algún consejo? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Leave a Reply

Estudia en CORBUSÉ >