Chocolate mexicano: herencia y tradición prehispánica

chocolate-mexicano-herencia-y-tradicion-prehispanica

El chocolate mexicano es uno de los aportes más importantes al mundo, ya que forma parte de un legado de cientos de años. Su valor para las civilizaciones prehispánicas era incuantificable, ya que se trataba de una bebida exclusiva de los dioses y gobernantes, e incluso su materia prima, el cacao, fue moneda de cambio para los aztecas.

La palabra tiene su origen en los vocablos náhuatl xococ (agrio) y atl (agua), ya que originalmente el xococatl era una bebida a base de cacao fermentado en agua, de un sabor más amargo que dulce.

Durante la conquista se modificó su preparación para dar paso al chocolate que hoy todos conocemos, añadiendo otros ingredientes como el azúcar, y logrando su acabado cremoso o en barra por el uso de la manteca de cacao, que diversificó su presentación y usos dentro de la cocina.

 

 

También te interesa leer: Dale un toque dulce a tu vida: 9 postres de chocolate que puedes hacer

 

 

Del nuevo mundo para toda la humanidad

Rápidamente el chocolate se convirtió en uno de los principales productos que se exportaban de América hacia Europa, en donde cada cultura fue adaptando sus recetas para crear diferentes fórmulas que respondían a los gustos de cada civilización, siendo el cacao mexicano el protagonista.

Gracias a la popularidad del producto, la demanda de cacao fue en aumento, haciendo que las plantaciones originales que se concentraban en Tabasco y Chiapas fueran insuficientes, lo que dio paso a la plantación del cacao fuera del territorio nacional, por lo que ahora podemos encontrar grandes productores en Costa de Marfil, Ghana, Indonesia y Nigeria.

¿Qué caracteriza al chocolate mexicano de los del resto del mundo?

El chocolate que se produce en México tiene un aire más artesanal y se distingue por tener una presentación más rústica, con ingredientes menos refinados, lo que permite tener una textura más granulada, otorgando sabores menos intensos, pero que se logran identificar por separado.

Entre los ingredientes más característicos de las fórmulas mexicanas del chocolate podemos encontrar canela, vainilla, piloncillo, nuez moscada, pimienta gorda e incluso chile, que otorgan una experiencia de sabor explosiva e inconfundible.

 

 

También te interesa leer: ¿Cómo hacer una tarta de chocolate exquisita?

 

 

El chocolate producido en México guarda sabores inigualables

En la actualidad la industria chocolatera se ha expandido por todo el mundo; sin embargo, las condiciones geográficas y climáticas de nuestro país permiten que el crecimiento de la variedad “criolla” del cacao sea única, otorgando un sabor y aroma notable, a diferencia de las variedades producidas fuera del continente.

Según la información del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), México ocupa el decimotercer lugar en producción a nivel mundial con 28 mil toneladas con una superficie de 117,000 hectáreas (ha), que ha permitido preservar el legado prehispánico de este manjar.

Sin duda el chocolate mexicano es un deleite para el paladar, que trasciende hasta el sector de postres y la confitería, ya que es utilizado en el ámbito gastronómico de muchas formas, dentro de platillos como el mole negro o en bebidas frías y calientes, haciendo de éste, un ingrediente con un trasfondo cultural importante.

Si te interesa saber más de la utilización de este fascinante ingrediente, te invitamos a descargar el siguiente e-book gratuito, donde te damos opciones para poder aprender a preparar chocolates, postres y otros platillos de forma profesional.

Diplomados de alta cocina: pensados para apasionados de la Gastronomía

Leave a Reply

Estudia en CORBUSÉ >