3 cosas que sólo te puede enseñar una escuela de gastronomía

3-cosas-que-solo-te-puede-ensenar-una-escuela-de-gastronomia

Desde un punto de vista general, en una escuela de Gastronomía puedes perfeccionar tus conocimientos culinarios y transformar tu gusto por la cocina en una profesión que te convertirá en una persona muy exitosa.

Muchas personas tienen una idea equivocada sobre la carrera de Gastronomía, porque piensan que en sus escuelas sólo se enseña a cocinar platos deliciosos, pero en realidad esa es una de las tantas cosas que puedes aprender.

Además, el mundo gastronómico hace muy posible que puedas trabajar y estudiar al mismo tiempo, porque la mayoría de los restaurantes cierran relativamente tarde.

Puedes trabajar en algún restaurante durante el turno nocturno y estudiar en una escuela de Gastronomía en la mañana. De esa manera te podrás graduar mientras adquieres experiencia en algún sitio de comida.

Para que tengas más claridad sobre los conocimientos que puedes desarrollar, en este artículo podrás leer sobre 3 cosas que sólo te puede enseñar una escuela de Gastronomía.

¡Comencemos!

1. Manipulación de alimentos y bebidas

Todas las personas que manipulan alimentos o bebidas en sus trabajos deben tener un certificado que les permita hacer esta actividad. Ese es el caso de los chefs.

Los alimentos tienen una clasificación que va desde los básicos hasta los alimentos de alto riesgo, como por ejemplo el salmón.

La mayoría de los chefs no lidian con todos los tipos de alimentos porque eso depende del menú que ofrezca el restaurante donde trabajan, pero de todas formas en las escuelas de Gastronomía los enseñan a manipular todos los que existen.

A continuación te explicaré la diferencia entre los alimentos de alto riesgo y los de bajo riesgo:

I. Alimentos de alto riesgo

Por su naturaleza, existen muchos alimentos que cumplen con las condiciones necesarias para favorecer el nacimiento de las bacterias. Algunos de ellos son:

  • Carnes rojas.
  • Productos lácteos.
  • Alimentos enlatadados.

En estos alimentos las bacterias pueden formase sin encontrar muchas barreras, y eso depende del grado de deterioro que estos alimentos pueden llegar a tener.

Para que un alimento sea un ambiente óptimo para las bacterias, debe contar con algunas características muy específicas, como:

  • Elevada actividad de agua.
  • Bajo nivel de acidez.
  • Alto contenido proteico.

Para evitar que estos alimentos sean una fuente de salmonella, campylobacter o staphylococcus aureus es necesario vigilar su manipulación, conservación y temperatura de cocción.

Para evitar esta situación también es importante mantener los alimentos crudos alejados de los cocinados, de esa manera limitas la posibilidad de que sucedan contaminaciones cruzadas. Además, se debe mantener la cocina limpia y desinfectada en todo momento.

II. Alimentos de bajo riesgo

Las bacterias encuentran unos ambientes más complicados en otros tipos de alimentos, porque son más secos y su nivel de acidez es más alto.

Casi todos los granos, que son muy estables cuando están a temperatura ambiente, son muy saludables y su contaminación es muy poco probable.

El riesgo de que este tipo de alimentos se contamine tiene que ver directamente con la manipulación de las personas. Algunos de estos son:

  • Alimentos ahumados.
  • La mermelada.
  • El vinagre.
  • Alimentos salados.

Eso sí, el riesgo cero no existe cuando se trata de alimentos, por eso cuando se manipulan de mala forma algunas comidas como el arroz o los frijoles, estos también pueden ser un buen hogar para las bacterias.

2. Temperatura de los alimentos

Uno de los factores más importantes que los chefs deben tener en cuenta es la temperatura de los alimentos. Esto lo aprendes, de manera muy clara, cuando estudias en una escuela de Gastronomía.

La temperatura es lo que define si un alimento se mantiene en buen estado o no. Todo chef debe saber vigilar que la temperatura de los alimentos sea menor a los 5°C o que esté por encima de los 65°C la mayor parte del tiempo.

Dentro de esas dos temperaturas existe lo que se conoce como zona de peligro, porque en ese rango de temperatura las bacterias tienden a proliferar de manera más efectiva.

La temperatura ambiente oscila entre los 21°C y los 23°C, justo esas temperaturas son ideales para que las comidas se contaminen.

La proliferación de bacterias también se produce cuando las personas refrigeran de manera incorrecta los alimentos que ya fueron cocidos.

La comida que te sobre, debes guardarla en envases poco profundos para que se enfríen rápido y debes refrigerarlos a 4°C o menos.

Al momento de recalentar la comida muchas personas se equivocan. Los alimentos deben volver a calentarse completamente a una temperatura mínima de 74°C o hasta que este emita vapor.

En el horno de microondas, es importante que los alimentos estén cubiertos por algún envase con tapa, de esa manera el calor se concentra y el proceso funciona de mejor manera.

También es importante que te asegures que el alimento esté en rotación, para que se caliente de manera uniforme.

3. Cursos gastronómicos específicos

Trabajar en la cocina requiere un alto nivel de creatividad, la cual podrás desarrollar sin mayores contratiempos cuando logres hacer cursos específicos.

Algunos de esos cursos pueden ser:

  • Alta cocina.
  • Cocina tradicional mexicana.
  • Cocina mediterránea.
  • Cocina italiana.
  • Cocina japonesa.
  • Cocina de asia oriental.
  • Postrería.

Estas y muchas otras especializaciones las puedes hacer cuando estudies para ser chef. Eso significa que podrás ser un profesional de la cocina especializado en el estilo culinario que más te guste.

Si disfrutas mucho los platos del mar, como los mariscos o el pulpo, podrías especializarte en cocina caribeña. Por ejemplo, muchos restaurantes lujosos de Cancún contratan a varios de los mejores chefs del continente.

Si por el contrario te gusta la cocina más tradicional, podrías visitar Oaxaca y conocer algunos de los cientos tipos de mole que existen.

Recuerda que la comida mexicana es, desde hace varios años, patrimonio inmaterial de la humanidadpor la Unesco. Estás en un país donde muchos de los grandes cocineros del mundo vienen para descubrir los más antiguos secretos del mundo culinario.

Estudiar en una escuela de Gastronomía es una decisión que definirá los próximos años de tu vida. Para trabajar como chef necesitas ser una persona comprometida, talentosa y con muchas ganas de aprender, porque nunca tendrás suficientes conocimientos cuando del arte culinario se trata.

¿Tienes alguna duda? ¡No dudes en dejarnos un comentario! Nos interesa mucho saber lo que piensas sobre las escuelas de Gastronomía.

New Call-to-action

¡Comparte con tus amigos!:

Leave a Reply

Estudia en CORBUSÉ >